LiCeNcIaS lIbReS

Posted On octubre 10, 2008

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

Licencias libres de Software (I)

Primera parte de la guía para los interesados en conocer sobre las licencias de Software Libre más usadas e importantes de nuestros tiempos. Sus características, diferencias, orígenes y aplicaciones. Como desarrolladores de software leyendo el artículo seguramente ya se habrán dado cuenta de que la mejor opción para distribuir su trabajo es hacerlo por las vías del Software Libre. Cualquiera que sea su situación hay ciertos conceptos que se aplican a cualquier forma de publicación de software: no importa si hablamos de licencias libres o software privativo, en todos los casos ustedes tienen potestad absoluta sobre su obra ya que son sus creadores. Legalmente como autores son reconocidos como derechohabientes y sus derechos sobre su obra son automáticos. Esto quiere decir que no hay necesidad, en primera instancia, de ir a registrar su obra: el Copyright (Derecho de autor) se aplica en el mismo momento de la concepción de la obra.

Propiedad Intelectual

Existe también la posibilidad de registrarse como autores de una obra haciendo el famoso depósito de “Propiedad Intelectual” (mal nombre si los hay) pero generalmente esto se hace como un paso previo a llegar a una confrontación judicial. Esto no quiere decir que sea necesario llenar los formularios y hacer el depósito para ser reconocido como autor de una determinada obra, como dicho, eso se dá de forma automática.

Obra del Intelecto

Bien, con estas mínimas nociones seamos más específicos y hablemos de software: este es considerado como “obra del intelecto” por lo cual es regulado de igual forma que una obra literaria o fotográfica. Que el software deba ser considerado así es sumamente discutible, pero dejaremos ese debate de lado en esta oportunidad ya que lo que intentamos hacer es explicar cómo funcionan hoy las regulaciones legales sobre software. Recuerde querido lector: primero entender, luego transformar. Volvamos a su situación y la de su creación, ese bello programita del que tan orgulloso está. Asumo que su intención es la de hacer que su obra sea software libre. Usted quiere dar libertad a su software, no nos importa ahora el por qué. Existen dos caminos posibles para conseguir su cometido: liberarlo al dominio público o usar una licencia libre.

Dominio público

El modo más simple de hacer un programa libre es ponerlo en el dominio público, o sea, sin Copyright. Esto permitirá que la gente comparta el programa y sus mejoras, si así lo desean. Pero también permitiría a quien no quiera cooperar convertir el programa en software privativo. Pueden hacer cambios y distribuir el resultado como un producto privativo. Las personas que reciban el programa en su forma modificada no poseen la libertad que el autor original les dio debido a que el intermediario se la ha quitado. Si no nos importa que esto suceda, el dominio público es una respuesta válida, si queremos defender la libertad de nuestro software y beneficiar solo a los que abogan por esa libertad, no lo será.

Licencia libre

Basándonos en el Copyright podemos licenciar nuestro programa con condiciones que lo hagan libre. Los desarrolladores de software privativo emplean el copyright para quitar la libertad a los usuarios; nosotros empleamos ese copyright para garantizar su libertad.

¿Cuándo un programa es libre?

Cuando esta licenciado bajo una licencia libre y como dije en un principio existen muchas. Casi todas coinciden en otorgar el código fuente y permitir cualquier uso del software, algunas exigen atribución (dar el crédito al autor original). Otras exigen que las obras derivadas se licencien de igual forma (licencias Copyleft). Algunas otras tienen requisitos adicionales. Pero no se apresure, más adelante profundizaremos en todo esto. Por el momento nos sirve saber que optaremos por usar una licencia libre.

Licencia, legalidad y otros mitos

Resulta difícil que las personas valoren realmente las bondades de una licencia libre, pero si lo pensamos bien esto es totalmente comprensible: la mayoría de nosotros vivimos en sociedades analfabetas de las cuestiones legales e inmersas en tal ignorancia que conlleva a una situación donde “ser legal” o no serlo es lo mismo. Muchas veces me encuentro intentando explicar las posibilidades de las licencias libres y la forma en que enriquecen y benefician el bien común. Situación hipotética pero muy común al mostrar software libre al sujeto a evangelizar: “Este programa es libre, lo que quiere decir que puedo darte una copia y compartirlo. Vos también podes hacer lo mismo”, a lo que nuestro interlocutor responde: “Pero si yo aunque el programa no sea libre puedo copiarlo y dárselo a quien yo quiera”, ¿ahora entienden la dimensión del problema?. He ahí la dificultad del tema licencias: ¿cómo conseguir que se valore el poder del libre licenciamiento en una sociedad que no le importa en absoluto la ley?. Quizás la respuesta este en encontrar las formas para que todos comprendan las herramientas legales, entre ellas las licencias. Personalmente creo que la afirmación popular sobre que “las leyes hay que respetarlas y no entenderlas” es otro punto a favor del modelo a combatir en el que pocos conocen y dominan a una masa ignorante.

Uso de las licencias

Las licencias libres se clasifican dependiendo de sus características (detalladas en el próximo punto) y teniendo en cuanto se acercan a los parámetros/condiciones de una licencia libre. fsf.jpg Aquí debemos diferencias dos formas/entidades que se abocan a clasificar las licencias: en primer lugar y la más respetada es la Free Software Foundation quien definió originalmente el concepto de “licencia de Software Libre” y el Copyleft. Por otro lado, pero muy similar es la OSI (Open Source Iniciative) que desarrollo la “lista de licencias de Open Source” en base a la definción para los programas abiertos, la cual surgió a partir de las Directrices de software libre de Debian. No son iguales pero no hay grandes diferencias entre ambas, sin dudas la primera es la más adoptada y extendida. Además es importante saber que a la hora de elegir la licencia de nuestro proyecto, no solo debemos pensar en licenciar el software/código, también la documentación que lo acompaña puede tener una licencia. Esto constituye lo que llamamos documentación libre y obviamente debemos usar una licencia especial para estos contenidos. Existen también licencias especiales que utilizamos en determinados tipos de software como pueden ser bibliotecas o librerías. La aplicación de la licencia es igual en la mayoría de los casos: debemos incluir el texto legal completo de la licencia junto con el programa o el código fuente. Además debemos colocar una “cabecera” o resumen en cada archivo fuente o artículo de la documentación. Esto se hace para que sea más fácil referenciar a las condiciones de la obras y resulta muy útil para orientar a quienes usen nuestro trabajo para crear obras derivadas. Sobre el final de la nota explicaré con un ejemplo concreto como aplicar una licencia.

Características comunes de las licencias

Es importante saber que el número y la diversidad de licencias libres es enorme, muchos proyectos o personas crean su propia licencia que se adapte a sus necesidades o deseos. Muchas veces esto resulta problemático: la excesiva proliferación de licencias casi iguales entre sí conlleva a agravar la incompatibilidad y volver engorroso el proceso licenciamiento del Software Libre, donde muchas veces incluimos cientos líneas de código de cientos de fuentes diferentes. Calculen la complejidad del problema si por cada programa tuviéramos una licencia diferente. En la práctica, hoy en día la mayor parte del Software Libre se encuentra gobernado por las licencias originarias, gestadas por los proyectos más importantes como por ejemplo GNU, BSD, Apache, etc.. Más allá de que sean licencias ampliamente usadas o muy específicas de un desarrollo, los textos legales pueden hacer referencia o tener en cuenta ciertas cuestiones y características: la forma de dar la autoría, su aplicación, que pasa con las obras derivadas, la compatibilidad con otras licencias libres, que sucede con el software en un esquema de DRM, entre otras. A continuación detallo los puntos a los que generalmente puede hacer referencia una licencia libre:

Las cuatro libertades

Para preservar las libertades de usar, estudiar, modificar y redistribuir el software, la mayoría de las licencias libres incluyen restricciones y requisitos que se aplican a la distribución. Existe un eterno debate en la comunidad del Software Libre acerca de cómo trazar la línea justa entre las restricciones para preservar la libertad y las restricciones que la reducen.

Parte II

Conozca sobre la compatibilidad de licencias, proliferación de licencias, protección contra patentes de software, el Copyleft, DRM y Tivoisación y mucho más en: Licencias libre de Software (II) de Franco Iacomella.

Licencias libres

Licencias Libres

En el mundo del software libre existen diversos tipos de licencias bajo las cuales se amparan las producciones realizadas por los desarrolladores y/o usuarios:

  • GPL: GNU General Public License. Es la más conocida, cubre la mayor parte del software de la Free Software Foundation, y otros muchos programas. Puedes leer la licencia traducida [1] al español en formato [html] o en formato [txt] (traducción de Jesús González Barahona y Pedro de las Heras Quirós)
  • FDL: GNU Free Documentation License. Cubre manuales y documentación para el software de la Free Software Foundation, con posibilidades en otros campos. Puede leer la licencia traducida [1] en formato [html] o descargarla en formato [pdf]. (Traducida por Igor Támara y Pablo Reyes)
  • LGPL: GNU Lesser General Publication License. Se aplica a algunos paquetes de software diseñados específicamente “típicamente librerías” de la Free Software Foundation y de otros autores que deciden usarla. Puede leer la licencia traducida [1] al español en formato [html] o descargarla en formato [pdf]. (Traducida por Rafael Palomino)
  • ColorIURIS: ColorIuris es un sistema mixto de autogestión y cesión de derechos de autor en línea a partir del modelo continental; a partir del artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, y con respeto al Convenio de Berna, los Tratados Internet de la O.M.P.I. de 1996, la normativa de U.E. y la legislación nacional de los respectivos Estados con efectos legales para creadores de los países soportados.
  • Creative Commons: está inspirada en la licencia GPL de la Free Software Foundation. La idea principal es posibilitar un modelo legal y ayudado de herramientas informáticas para así facilitar la distribución y el uso de contenidos para el dominio público. Ofrece una serie de licencias, cada una con diferentes configuraciones o principios como el derecho del autor original a dar libertad para citar su obra, reproducirla, crear obras derivadas, ofrecerlo públicamente y con diferentes restricciones como no permitir el uso comercial o respetar la autoría original. Puede leer la licencia traducida en formato [html].
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s